jueves, 21 de mayo de 2015

15 RAZONES. UNA CARTA


“¿Cómo vas a ser feliz
con alguien que te trata
como a una persona normal?”

OSCAR WILDE


26/03/2000

Muy Sr. Mío (nótese el tono de formalidad, pues la ocasión lo requiere),

Últimamente he estado reflexionando sobre la vida y sobre la relación que nos une. El amor creo que no nos falta, pero no lo expresamos como debiéramos, o al menos no tan a menudo como cabría esperar. Supongo que no es, repito, por falta de amor, tal vez solo se deba a cierto pudor que en realidad fingimos. Por eso he decidido enviarle esta misiva, porque expresarlo de viva voz nos cuesta más y además no perdura en el tiempo, es arquitectura efímera. Sin embargo, las palabras plasmadas en papel quedan para la posteridad.

¡Vamos a recuperar la bella costumbre de las cartas de amor! Aunque usted y yo vivamos juntos y le deje la carta en la almohada o en su mesilla de noche. Espero que esta pequeña locura le parezca divertidamente encantadora. Y puesto que me hallo perdida en el género epistolar amoroso, ante los recientes acontecimientos y después de años de comprobar la valía de sus servicios como compañero de vida, he decidido adjuntarle a la presente una serie de razones por las que ha sido usted elegido como el amor de mi vida (como primera carta de amor creo que no está mal).

"Ha sido usted elegido como el amor de mi vida"


Esta carta no espera respuesta inmediata, pero sí su amor eterno hacia la emisora de la misma. Gracias.

ADVERTENCIA: Voy a pasar al tuteo deliberado, pues las razones son demasiado íntimas como para perderse en formalismos.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Estas son las RAZONES que sustentan mi elección:
  1. Tu sonrisa tímida al conocernos en aquel homenaje a Cortázar.
  2. La charla al terminar el homenaje en el bar de la esquina, llena de tópicos pero también de miradas cómplices.
  3. Los “fortuitos” encuentros durante las semanas posteriores en la facultad (sí, “fortuitos” así, entre comillas, porque se notaba que ambos nos buscábamos).
  4. Aquellas primeras lecturas compartidas, el intercambio de libros y nuestras tertulias sobre la calidad de este o aquel escritor.
  5. Aquel día en que salí de un examen de infarto con cara de muerta viviente y tú me esperabas por sorpresa en la puerta. Tu sonrisa consiguió cambiar mi cara. Y aumentó mis ganas de besarte.
  6. El primer beso unos días después, en aquella exposición de fotos antiguas, tan natural y tan dulce. Espontáneo y a la vez muy deseado y esperado. Y las risas posteriores cuando caímos en la cuenta de que había más gente alrededor (y la feliz vergüenza).
  7. El famoso beso de Alfred Eisenstaedt
  8. Los secretos confesados a media voz entre caricias y besos. Y los secretos que creamos juntos, aquellos que son solo nuestros.
  9. Aquella noche de karaoke con algunos amigos, en la que acabamos cantando todos a voz en grito Un beso y una flor (somos unos clásicos, sí… pero fue una noche genial). Las risas, los besos y las canciones de aquella noche fueron inolvidables.
  10. El primer TE QUIERO y la primera noche juntos, que llegaron de la mano. Creo que ambos entendimos mucho mejor el concepto “pasión” después de esa noche. Y aun seguimos entendiéndolo e incluso mejorándolo (me encanta hacer locuras contigo).
  11. Los proyectos compartidos: una casa en común, la pequeña revista, el salto al mundo editorial… Ser un equipo en todos los ámbitos, hacernos grandes el uno al otro.
  12. Las discusiones. Sí, esas en las que nos dijimos muchas verdades y que solo sirvieron para darnos cuenta de cuánto nos importamos el uno al otro. Y las fantásticas reconciliaciones…
  13. El apoyo cuando ha habido problemas. Tu optimismo incondicional que siempre ha conseguido borrar mi pesimismo natural.
  14. Las sorpresas porque sí, sin necesidad de fechas especiales. Y sin necesidad de grandes gastos o lujos, solo pequeños detalles que nos hacían sonreír como tontos.
  15. Cada sonrisa al despertar juntos. O despertarnos a besos. O no dormir a besos. O simplemente el beso de buenas noches. Y tu filosofía de “Los problemas con besos son menos”… tienes toda la razón.
  16. El inicio de una nueva aventura que empieza hoy. Nuestra vida a partir de ahora llena de biberones y chupetes… y nuestra niña preciosa.












Siempre a tu lado. Siempre juntos.

Tu chica


PD.: El motivo principal es que TE AMO. No hay más…






Este texto puede leerse también en el Periódico mexicano La verdad: 
http://periodicolaverdad.mx/15-razones-una-carta.html

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Viniendo de una grande de la novela romántica es muy halagador. Muaaakks!!

      Eliminar